• Grupo Investigación CEMOP de la Universidad Murcia

Encuesta nacional de polarización política

Portada Encuesta Nacional de Polarización

Encuesta nacional de polarización política

Primera Encuesta Nacional sobre Polarización Política

Desde la moción de censura a Mariano Rajoy en mayo de 2018, la polarización afectiva, es decir, la tendencia de las personas que se identifican o simpatizan con partidos de izquierdas o de derechas a percibir negativamente a los partidarios del otro bloque ideológico y positivamente a sus correligionarios, se ha convertido en un fenómeno notable, incluso algunos estudios han situado a nuestro país como uno de los más polarizados afectivamente del mundo.

En este contexto de fuerte polarización afectiva, la hostilidad que se produce entre electores de distinto signo político ha crecido hasta niveles cercanos a la intolerancia. El desagrado hacia los adversarios produce un discurso de deslegitimación de esas opciones políticas y de sus decisiones legislativas. Existe una percepción de que el partido contrario y sus políticas amenazan la nación, la democracia y la forma de vida de las personas. Son opciones, desde este punto de vista, inadmisibles, que no cabe reconocer, y si algo es hasta este punto intolerable, parece fácil suponer que se derivarán afectos negativos hacia quien lo apoya.

Del 18 de marzo al 7 de abril de este año, el Centro de Estudios Murciano de Opinión Pública (CEMOP), llevó a cabo una encuesta con 1236 entrevistas a nivel nacional, con el objetivo de radiografiar el estado de la polarización afectiva en España.

FechaDel 18 de marzo al 7 de abril de 2021.
ÁmbitoRegión de Murcia
Tamaño1.236 casos
UniversoPoblación española de ambos sexos de 18 años y más.
Tipo de encuestaPolietápico estratificado. Se ha procedido a la selección aleatoria de teléfonos fijos y móviles al interior de los estratos. La selección final de los individuos se ha llevado a cabo mediante la aplicación de cuotas de sexo y edad. Los estratos se han formado por el cruce de las 17 comunidades autónomas y las dos ciudades autónomas con el tamaño de hábitat, dividido en 7 categorías: menor o igual a 2.000 habitantes; de 2.001 a 10.000; de 10.001 a 50.000; de 50.001 a 100.000; de 100.001 a 400.000; de 400.001 a 1.000.000, y más de 1.000.000 de habitantes. Los cuestionarios se han aplicado mediante entrevista telefónica asistida por ordenador (CATI).

Contenido del estudio

Las conclusiones principales del estudio se resumen en las siguientes líneas.

1.- La polarización afectiva en España: un fenómeno de moda

  • Las afinidades de los electores con los partidos de un mismo bloque ideológico han aumentado estos últimos años, a la vez que se ha ensanchado más la grieta y la animadversión entre partidos de distinto signo ideológico.
  • El perfil de la polarización afectiva española diferencia la España actual de países con un perfil de polarización afectiva distinto, ya sea alto en los afectos y rechazos (Grecia), o alto en los afectos, pero bajo en los rechazos (Alemania).
  • El partido político que despierta una mayor simpatía o adhesión entre sus propios electores es ERC, siendo los electores de Ciudadanos los que sienten una menor afectividad hacia su propio partido.
  • Los electores de partidos de ámbito estatal muestran una mayor simpatía hacia partidos de la misma arena, aunque pudiesen ser adversarios ideológicos, que hacia los partidos nacionalistas con los que, a priori, se pudiese tener una mayor afinidad ideológica. Lo mismo sucede a la inversa.
  • Existe una falsa percepción de radicalismo ideológico en el contrario. La polarización ideológica es percibida como mayor por los electores de todos los partidos, en especial por los del PSOE (0,73) y por los de UP (0,78), frente a los electores del bloque ideológico de la derecha (Vox y PP, 0,66 y 0,67, respectivamente). En este sentido, los electores observan un nivel de enfrentamiento y distanciamiento mayor del que realmente existente.

2.- Estructuras socio-demográficas y polarización afectiva

  • Las personas mayores y las mujeres aparecen como los grupos que más polarización afectiva albergan en nuestro país. Estos hallazgos resultan sorprendentes por cuanto las personas mayores son, a su vez, las que menos usan los medios digitales y las redes sociales.
  • Las mujeres españolas muestran, en comparación con los hombres, mayores niveles de animadversión hacia los que piensan política o ideológicamente diferente a ellas.
  • Entre las temáticas que fomentan la polarización afectiva se encuentran las cuestiones de género.

3.-  Polarización afectiva y liderazgo

  • Los sentimientos de los ciudadanos respecto a los líderes políticos son más cercanos al rechazo y a la antipatía que a la ad­hesión y a la simpatía.
  • Los electorados propios de cada partido sienten una mayor simpatía o adhesión hacia su partido que hacia su líder. Estas diferencias son más notables en el caso de los electores de Unidas Podemos y del Partido Popular.
  • La pertenencia a un mismo bloque ideológico condiciona el rechazo y la adhesión hacia los líderes de los otros partidos. El menor rechazo sea produce entre los votantes del PP hacia Santiago Abascal y entre los votantes de Unidas Podemos hacia Pedro Sánchez.

4.- Las falsas percepciones sobre los valores de los otros

  • Los votantes situados en posiciones de izquierdas perciben a los votantes del PP y Vox en posiciones más extremas que las que estos ocupan, y sucede lo contrario con la percepción que tienen los votantes de derechas respecto a las posiciones de los electores del PSOE y UP.
  • Existe una brecha de percepción, una falsa polarización, que está más presente entre los votantes de las formaciones de izquierda, en especial de Unidas Podemos. Los simpatizantes de una formación tienden a exagerar el alcance de su desacuerdo con los otros grupos, en especial con aquellos del bloque ideológico adversario, como forma de aumentar su identificación con el grupo de pertenencia y su rechazo al grupo opuesto.

5.- Identidad territorial y polarización afectiva

  • Las identidades territoriales esencialmente no españolas o predominantemente no españolas están relacionadas con la presencia de sentimientos de rechazo hacia los partidos nacionales de la derecha
  • Los resultados de la investigación señalan que los sentimientos de rechazo a Pablo Casado aparecen cuando las posiciones en la escala de identidad territorial tienden al sentimiento autonómico prevalente o excluyente. En sentido contrario, los sentimientos de simpatía por Pablo Iglesias aumentan cuando en la escala de identidad territorial el individuo se aproxima a las posiciones de identidad regionalista o nacionalista.

6.- Populismos, polarización afectiva y sus consecuencias sociales

  • Los votantes de Unidas Podemos y Vox son los electores que más rechazo presentan hacia sus rivales ideológicos, los que más lo sufren de los demás y los que más simpatía sienten por su propio partido.
  • Los electores de estas dos formaciones son más reacios a que sus hijos tengan una pareja de ideología abiertamente contraria a la suya, a contratar a una persona de ideas distintas o a tener amigos con una ideología abiertamente diferente, es decir, discriminan más personalmente por razones políticas.
  • Todo apunta a que uno de los efectos del discurso populista sea producir ciudadanos más polarizados y desconfiados o, al menos, sabemos con certidumbre que los votantes nacionales más polarizados afectivamente son los que votan a estos partidos populistas.

Puede consultar la explotación de los resultados del estudio en un especial de investigación de la Revista Más Poder Local, accesible gratuitamente en este enlace: www.maspoderlocal.com